Libera A Los Niños

Estracto de Krishnarmuti y la Educación

¿Cuál es, entonces, la función de un educador? ¿Es la de darles meramente información, conocimientos, o es la de crear en ustedes esta inteligencia? Si yo fuera un maestro aquí, ¿saben lo que haría? En primer lugar, querría que ustedes me interrogaran acerca de todo -no acerca de los conocimientos, eso es muy simple, sino acerca de cómo mirar, cómo mirar aquellas colinas, cómo mirar ese tamarindo, cómo escuchar a un pájaro, cómo observar el curso de un río. Los ayudaría a mirar la tierra maravillosa y la naturaleza, la belleza del país, su hermoso suelo rojizo. Luego les diría: miren a los labriegos, a los aldeanos, mírenlos, no los critiquen, sólo miren su escualidez, su pobreza, pero no del modo como lo hacen ahora, que es con total indiferencia. Allá están aquellas chozas, ¿estuvieron en ellas? ¿Han estado sus maestros allá abajo, y si es así y todos ellos vieron aquellas chozas, ¿qué es lo que han hecho entonces? De modo que les enseñaría a mirar, lo que implica enseñarles a ser sensibles, y no pueden ser sensibles si son descuidados, indiferentes a todo cuanto ocurre alrededor de ustedes. Después les diría: «Para ser inteligentes deben saber qué es lo que están haciendo, deben conocer el modo como caminan, como hablan, la manera de comer». ¿Comprenden?, les hablaría acerca de su comida. Les diría: «Examínenlo todo, discutan, no teman formular ninguna pregunta, averigüen, aprendan», y en clase discutiría un tema con ustedes, cómo leer, cómo aprender, qué significa prestar atención. Si ustedes dijeran que quieren mirar por la ventana, les respondería que lo hicieran, que vieran todo cuanto desean ver allá afuera, y que después de haberlo visto se dedicaran a mirar el libro con idéntico interés y placer. Luego les diría: «Por medio de los libros, de las discusiones, les he ayudado a ser inteligentes; déjenme que les ayude a que descubran cómo vivir en este mundo sanamente, con cordura, no semidormidos». Esa es la función de un maestro, de un educador; ésta no consiste en proveerles de un montón de datos, de conocimientos, sino en mostrarles la vida en toda su amplitud, con su belleza, su fealdad, su deleite, su júbilo, su miedo, su agonía. De modo que cuando cada uno de ustedes deje este lugar, sea un ser humano extraordinario, capacitado para emplear su inteligencia en la vida, y no sólo un ser humano irreflexivo, insensible, destructivo.

++ ##yellow|Conversaciones de Krishnamurti con estudiantes

ESTUDIANTE: El mundo está lleno de personas insensibles, de personas indiferentes, crueles; ¿Cómo puede uno cambiar a esa gente?

KRISHNAMURTI:El mundo está lleno de personas insensibles, de personas indiferentes, crueles, y cómo puede uno cambiar a esa gente. ¿Es eso? ¿Por qué se preocupa usted en cambiar a otros? Cambie usted. De otro modo, a medida que crezca también usted se volverá insensible, se volverá indiferente y cruel. La generación pasada se va desvaneciendo, desaparece, y son ustedes los que vienen, y si también resultan indiferentes, crueles e insensibles, entonces también construirán la misma sociedad. Lo que importa es que cambie usted, que usted no sea insensible, que usted no sea indiferente. Cuando ustedes dicen que todo esto es un asunto de la vieja generación, ¿han observado atentamente a quiénes la integran, los han visto, se han condolido por ellos? Si así fuera, harían algo.
Cambie usted y pruébelo mediante la acción. Una acción semejante es una cosa de las más extraordinarias. Pero nosotros queremos cambiar a todo el mundo menos a nosotros mismos, y eso significa que en realidad no queremos cambiar, deseamos que cambien otros, y así permanecemos insensibles, crueles, indiferentes, esperando que sea el medio el que cambie, de modo que nosotros podamos proseguir a nuestra propia manera. ¿Comprenden de qué estoy hablando?

ESTUDIANTE: Usted nos pide que cambiemos, ¿en qué vamos a convertirnos?
KRISHNAMURTI: Usted nos pide que cambiemos, ¿en qué vamos a convertirnos? Usted no puede convertirse en un mono, probablemente le gustaría, pero no puede. De modo que cuando dice, «quiero convertirme en tal cosa» -escuche esto con cuidado- si usted se dice, «yo debo cambiar, debo convertirme en tal cosa», entonces el «tal cosa» es un modelo que usted ha creado, ¿verdad? ¿Alcanza a verlo? Mire usted es violento, es codicioso, y quiere cambiar para convertirse en una persona que no sea codiciosa. No querer ser codicioso es otra forma de codicia ¿no es así? ¿Lo ve? Pero si usted dice, «soy codicioso, averiguaré qué es lo que eso significa, por qué soy codicioso y qué es lo que hay envuelto en ello», entonces, en el momento que usted comprenda la codicia, estará libre de codicia. ¿Entiende de qué estoy hablando?
Voy a explicarlo. Yo soy codicioso y lucho, combato, hago esfuerzos tremendos para no serlo. Tengo de antemano una idea, una representación, una imagen de lo que significa no ser codicioso. De modo que me amoldo a una idea que, según pienso, es la no codicia. ¿Comprenden? Mientras que si miro mi codicia, si comprendo por qué soy codicioso, si comprendo la naturaleza, la estructura de la codicia, entonces, cuando comienzo a comprender todo eso, estoy libre de codicia. Por lo tanto, estar libre de codicia es algo por completo diferente del tratar de volverse no codicioso. ¿Ve usted la diferencia? Estar libre de codicia es algo enteramente distinto del decir, «yo tengo que ser un gran hombre, así que debo ser no codicioso». ¿Han comprendido?

Unless otherwise stated, the content of this page is licensed under Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License